3. Características y tipos de juegos cooperativos

Según  Orlyck, T. (2002) los juegos cooperativos tienen varias características positivas que están muy relacionadas con el trabajo grupal. A continuación, os presentamos algunas de ellas:
  • Libre de competencia: El objetivo de estos juegos es que todos participen para lograr un objetivo común. En consecuencia, todos juegan y se divierten sin la presión que produce la competición entre los alumnos. El interés del participante está en la participación.
  • Libre de eliminación: Este tipo de juegos está diseñado para que todo el mundo se incorpore activamente en el juego. Busca incluir, no excluir.
  • Libre para crear: Crear es construir, y para construir, es fundamental que todos aporten opiniones, ideas... Las reglas son flexibles y los participantes pueden colaborar para cambiar la fluidez y las bases del juego.
  • Libre de agresión: Con estos juegos, e busca eliminar acciones que puedan conducir a la agresión, la violencia contra los demás.
A diferencia del juego competitivo, el juego cooperativo no está orientado hacia el resultado final, sino que pone el énfasis en el proceso: lo importante es que los participantes se lo pasen bien y aprendan participando activamente.

A continuación, detallamos una clasificación de los juegos cooperativos según Bedoya, C.A. (s.f.), que aparece en su artículo "Los juegos cooperativos, una vieja manera de aprender disfrutando". 

Los juegos cooperativos pueden dividirse, según su objetivo, en:

·     Juegos de presentación: son actividades dinámicas y lúdicas que permiten un primer acercamiento entre personas desconocidas. Se usan para conocer los nombres de las personas del grupo, por lo tanto, se suelen ubicar al principio de una sesión.
·      Juegos para conocerse: son actividades lúdicas importantes porque muchas veces el no conocerse a si mismo o a los demás, que es lo que permiten estos juegos, crea situaciones de desconfianza negativas para los alumnos. Además, se les invita a tener en cuenta las características de las demás personas y no pensar sólo en uno mismo.
·        Juegos de distensión: soltar tensiones es una de las esencias del juego no competitivo, estas actividades sirven para que los miembros del grupo estén juntos de forma divertida, deshaciendo cualquier posible tensión existente. Son útiles para tomar contacto, romper una situación de cansancio o de estrés, romper la monotonía, cambiar de una actividad a otra o para dar fin a la clase.
·       Juegos energizantes: son juegos en los que los niños y niñas se divierten y liberan esa energía que tienen dentro, esa es una de las razones por las que los juegos cooperativos les hacen sentirse mejor. Son actividades muy activas, por lo que además de liberar energía, sirven para despertar al grupo. 
·     Juegos de confianza: son unos juegos cooperativos que, entre otras cosas, sirven para tener confianza en un mismo y en los compañeros del grupo. Es una característica que contribuye a una relación muy positiva entre todos y todas, colaborando en la        resolución de conflictos de forma colectiva.
·       Juego de contacto: el objetivo de estos juegos es fomentar la estima, la colaboración y la confianza a través del contacto físico. Aquí, el tacto constituye una vía de comunicación entre los alumnos (el que toca y el que es tocado).
·       Juegos de estima:: son actividades que nos ayudan a extraer afectos positivos hacia otras personas.
·       Juegos de autoestima: son actividades lúdicas, cuyo objetivo se basa en que cada persona observe las cualidades positivas que tiene en sí misma y consecuentemente, se encuentre a gusto siendo si mismo.
·       Juegos de relajación: estas dinámicas ayudan a sosegar las tensiones internas mediante la conciencia de uno mismo, llevando la energía hacia otros objetivos. 
Tras estas clasificaciones, vemos que es importante utilizar los juegos cooperativos, sean del tipo que sean, ya que al utilizarlos en el aula desarrollamos diferentes habilidades que servirán de base para la regulación de conflictos entre los miembros del grupo. Además, durante el juego, los alumnos aprenden los beneficios y dificultades de hacer cosas en grupo, lo que constituye una pequeña preparación para la vida.

2. Los juegos cooperativos no fomentan la violencia
El juego cooperativo es una manera de vivir la afirmación y esto es lo que el niño realmente necesita.Como cualquier persona, quiere sentir que sí que tiene valor lo que hace, que sí que es capaz. Recordemos que muchas personas, ante situaciones de competencia prefieren no jugar para no perder y sentirse mal. 

Los comentarios de los educadores, pueden estimular y apoyar la afirmación, pero si no son adecuados, pueden caer en el negativismo. Obviamente, hay que evitar siempre lo segundo.

Con los juegos cooperativos, también se pretende que las personas implicadas aprendan a comunicarse, preocuparse por los demás, potenciar situaciones que fomenten la distensión, buscar la confianza mutua, la estima, el contacto, el cariño hacia los demás...

Por otro lado, un elemento esencial para que estos juegos sean realmente educativos es  la reflexión. Es importante fomentar el uso de preguntas, que harán que las niñas y niños se expresen y escuchen, desarrollando a su vez, su capacidad de comprensión. La posibilidad de expresarse tras una experiencia permite a las niñas y niños aliviar sus miedos, aprender a comunicarse y a sentirse parte de un grupo. Así podemos decir que los juegos cooperativos que pretendan ser educativos deben seguir el método socio-afectivo, que conlleva tres fases:

    SENTIR a través de experiencias conseguidas tras participar activamente en un juego o cualquier situación de la vida real. 

   2ª REFLEXIONAR sobre algo que hemos vivido. Después de cada juego, en el ámbito escolar, dedicaremos un tiempo a reflexionar sobre la actividad realizada y su posible vinculación con nuestra vida real.
   3ª ACTUAR. El proceso educativo puede acabar con éxito, si los participantes llevan a la vida práctica su nuevo aprendizaje. 

Nosotros, pensamos que la metodología de este tipo de juegos es muy positiva y creemos que si se aplicara más a menudo, tendríamos una sociedad más constructiva y respetuosa. Esta es la verdadera meta, y el juego, además de ser valioso en si mismo, es un recurso metodológico más para conseguir los objetivos educativos que nos proponemos.






1 comentario:

  1. Gracias, este documento me ha ayudado mucho de que son los juegos cooperativos i espero que nunca se te apague tu luz de bloguero ;)

    ResponderEliminar